Historia - Municipio ArtziniegaEl territorio donde se ubica Artziniega fue poblado desde antiguo. En la Cueva de La Iglesia, en Retes de Tudela, se han encontrado restos humanos prehistóricos, y no lejos de allí, en el barrio de Gordeliz, se encontró en el siglo XVIII una lápida con una inscripción en latín, lo que da fe de la presencia romana por estas tierras.

Así mismo, en las excavaciones realizadas en el santuario de La Encina, se han hallado restos de un asentamiento con cultura material romana fechados entre los siglos IV y VI.

Primeros datos

La historia escrita de Artziniega comienza en el año 1272, cuando el Rey de Castilla, Alfonso X El Sabio, concede a Artziniega la carta-puebla. La Villa se regiría en adelante por el fuero de Bizkaia, el natural de la tierra, y para asuntos económicos y tributarios por el fuero de Vitoria.

Hasta la muerte de Don Tello, perteneció a Bizkaia, pero a su muerte, en 1370, éste lo cede a su hermano el Rey Enrique II, que un año después lo entrega a Pero Lopez de Ayala, el Canciller, junto con los valles de Orozko y Laudio.

Tras ello, y hasta 1817, los señores y duques de Ayala (y más tarde los duques de Veragua, Berwick y Liria) tuvieron la prerrogativa de nombrar alcaldes mayores en Artziniega, pero nunca la ejercieron, ya que aunque formalmente formaba parte del señorío de Ayala, en la práctica nunca lo hizo. Mientras perteneció a Bizkaia el Señor nombró los alcaldes, y posteriormente lo vino haciendo el pueblo en concejo abierto.

Edad Media

Durante la Edad Media, al igual que el resto del pais, Artziniega vivió marcada por las guerras de bandería entre clanes rivales que luchaban por el control del territorio. Artziniega estaba ubicada en un lugar estratégico de paso comercial entre la meseta y el mar, lo que hacía que hubiera linajes de renombre y riqueza. En la Villa se sucedieron actos violentos, como por ejemplo un intento de asedio. Muestra de esta época violenta es la petición que hacen los ferrones de Artziniega a los Reyes Católicos en 1491, debido a los abusos que sufrían por parte de Los Largatxa de Iratzagorria, linaje con grandes intereses en el comercio del hierro.

En el siglo XV la Villa se dota de unas ordenanzas que nos dan testimonio de la vida cotidiana y las actividades económicas corrientes: cultivo del trigo, de la vid, la ganadería, los molinos, los oficios urbanos como tejedores, mesoneros, panaderos... Tenía gran importancia ya entonces el mercado semanal, ya que Artziniega ha sido durante su historia el centro económico de la comarca, y también las ferias de septiembre en La Encina, verdaderos acontecimientos que llegaban a durar quince días.

En estas fechas medievales se constituyó una institución supramunicipal importante para Artziniega, la denominada Junta de Ordunte, que agrupaba a la Villa y los pueblos ayaleses colindantes (Mendieta, Retes de Tudela, Santa Koloma y Soxoguti), para dirimir asuntos comunes como el aprovechamiento de los montes y pastos.

Edad Moderna

Pasada la Edad Media, Artziniega conoce un periodo de expansión en el que se empieza a ocupar espacio extramuros y la riqueza generada por el descubrimiento redunda demanera directa en el desarrollo de la Villa. Son numerosos los artziniegarras que hacen fortuna en las Américas. Así, en 1590, el bachiller Pedro Saenz de Ubaldi funda un hospital frente a la parroquia, que posteriormente fue trasladado al cantón de Zubiaur, y más tarde al barrio de Arenaza, donde permaneció hasta mediado el siglo XX. Otro hecho a destacar es la fundación de las escuelas de Artziniega, como donación de Pedro de Oribe Salazar en el año 1608.

En esta época suceden en Artziniega acontecimientos históricos curiosos, como los litigios sostenidos con algunos jóvenes de Artziniega que rehusaban hacer el servicio militar, o el rechazo que sufrió en las Juntan Generales de Álava el procurador de Artziniega en 1674 al desconocer el castellano.

Hasta nuestros días

Durante los siglos XVIII y XIX la Villa de Artziniega se consolida como centro comercial de la comarca natural de la que es cabeza. En 1814 se procede a la urbanización dela Goiko Plaza, y posteriormente de la subida de La Encina. Es la época en que en los terrenos cercanos al centro se construyen casas y palacios de las gentes pudientes de Artziniega, que más tarde serán residencia de familias residentes en Madrid o Bilbao.

En la segunda mitad del siglo XIX Artziniega sufre una gran transformación en cuanto a infraestructuras, ya que gracias a la iniciativa de vecinos y autoridades se realizaron obras propias de una población más grande, como el nuevo edificio del ayuntamiento, el mercado cubierto y el casino de Artziniega.

Durante la última guerra carlista, Artziniega sufrió combates y fueron quemados el archivo y el registro civil de la Villa, perdiéndose importantes documentos. En la guerra civil Artziniega también se vio envuelta en la contienda y fue testigo del avance de las tropas nacionales por sus tierras durante 1937. Artziniega en un principio quedó fuera de la zona nacional (a diferencia de la mayoría de la provincia de Álava), pero el avance de los sublevados hacia Bilbao la hizo caer, y como el resto del pais, sufrió 40 años de régimen férreo.

En los últimos años de la dictadura se produjo en Artziniega la urbanización de terrenos cercanos a la Villa, y surgieron los nuevos barrios de Eguzkimendi, Arenatza o El Palacio. Este crecimiento urbano se ha acelerado enormemente en los últimos años, lo que ha supuesto un aumento de población muy grande hasta situar al municipio en más de 1800 habitantes aproximadamente, aunque existe una población flotante muy numerosa.

El primer alcalde elegido por sufragio tras el regimen franquista fue José Mª Elejalde, de la UCD, y posteriormente Imanol Aretxabala, del PNV, que ha dirigido el consistorio desde 1983 hasta 2007, con un pequeño paréntesis en que fue alcalde Juan José Cagigas.

 

PERSONAJES HISTÓRICOS DE ARTZINIEGA

CÁMARA Y MURGA, Cristóbal de la

Obispo alavés nacido en la villa de Artziniega el 25 de noviembre de 1571. Fue colegial en el colegio de S. Antonio de Sigüenza, colegial mayor de S. Salvador de Oviedo en la Universidad de Salamanca y catedrático de la misma. Pasa después a Canónigo y Magistral de las iglesias de Badajoz, Murcia y Toledo y calificador de sus dos Inquisiciones, de donde asciende a obispo de Canarias y posteriormente a prelado de Salamanca. Murió el 2 de abril de 1641. Su cuerpo fue trasladado a la villa natal.

CASTRESANA GUINEA, Ángel

Oftalmólogo alavés nacido en Artziniega el 5 de Septiembre de 1901. Jefe de sección del Hospital Militar de Bilbao y oculista del Instituto Oftalmológico Nacional. Autor de un sinnúmero de comunicaciones y artículos de su especialidad además de las obras monográficas siguientes: El estrabismo, Pedagogía de los Ciegos, La Patología de la Esclerótica, La oftalmología a la luz libre de rayos rojos. Ref. «Enciclopedia Biográfica Española».

MENDIETA Y RETES, Francisco de

Pintor e historiador vizcaíno de la segunda mitad del siglo XVI. Su lugar de nacimiento se sospecha ser Mendieta del valle de Ayala (Álava), pero lo cierto es que se le conoce como habitante de Bilbao.

Autor del famoso cuadro de la Jura de los Fueros de Vizcaya por Fernando V de Castilla.. Fue además, autor de una Corinica de Vizcaya, cuya cuarta parte conocemos gracias al escritor Juan Carlos de Guerra.

Varios han sido los que han tratado de su figura, como uno de los pintores más antiguos conocidos en el país, como autor de los referidos Annales de Vizcaya, por el pleito en que estuvo enzarzado por haber borrado la pintura de una imagen y en su lugar poner el escudo de armas de Juan de Bayona por mandato de éste en la parroquia de Santiago, pero sobre todo por el cuadro de la Jura de los Fueros de Vizcaya por Fernando el Católico. Pintó para esta iglesia de Santiago una tabla con la historia del rico avariento, retocó los altares de esta parroquia y concluyó el retablo de San Juan Bautista (donde tuvo el altercado aludido) de la misma.Jura de los Fueros de Vizcaya, que se conservó en la Casa de Juntas de Guernica y luego pasó al Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Según Delmas, en su Guía del Señorío de Vizcaya, año 1864, "este histórico y muy curioso cuadro fue hallado en Londres en una taberna, y lo compró el capitán de un buque mercante, que lo regaló a su país así que pisó sus costas". Hoy existen varias copias de esta obra.

Volviendo a Mendieta, al parecer, tuvo en Francisco Vázquez su maestro y su protector, por ser Francisco de Mendieta hijo natural de su criado Pedro de Mendieta y de María de Retes que también le sirvió algunos años. María, al mismo tiempo, coincidía ser de Mendieta del valle de Ayala, pueblo donde se atribuye el nacimiento del pintor. Areitio, que fue quien más investigó sobre este artista, dice que Mendieta, en agradecimiento a su maestro y protector Francisco Vázquez, en ocasiones llegó a usar su apellido como Vázquez de Mendieta (en el Boletín de la R. S. V. A. P., X, 1954). Lo cierto es que al testar Francisco Vázquez, en 1584, como tutor de sus nietos, presentó como fiador a Francisco de Mendieta, y éste a su vez, ante el Concejo, para su vecindad en Bilbao, dio como fiadores a dos artistas: Hernando de Ibarguen, entallador, y Domingo de Bedia, pintor. Es difícil opinar sobre la influencia de estilo de obra renacentista de la Jura de los Fueros de Vizcaya. Aunque se perfilen corrientes de la Europa central, no disponemos de material suficiente, ni del autor ni de su época, para asentar una base sólida, y que a la vez serviría para aclaraciones de los comienzos de la pintura moderna en nuestro país.

RETES LARCHAGA, Domingo de

Personalidad alavesa del siglo XVII, natural de Artziniega (Álava). Caballero de Alcántara (1692), en 1691 había sido creado marqués de San Jorge (en 1798 pasó a denominarse marquesado de San Román de Ayala). Alcalde Mayor de la ciudad mexicana de Nexapa en 1697.

RETES, Pedro de

Regidor y Correo mayor de Bilbao. Natural de Artziniega (Álava). En 1565, se extendió una epidemia de peste por Álava afectando a su familia. A causa de esto, se le aisló en Aguirre en una casa. En 1566 pidió autorización para volver a su casa en Bilbao

CLAUDIO DE ARCINIEGA

Arquitecto nacido en la villa alavesa homónima en 1526. El virrey Luis Velasco le hizo llamar a Nueva España (México) en 1559 nombrándole maestro mayor de las obras de cantería de la Nueva España y fue autor de la traza de la catedral metropolitana. Contrajo matrimonio con María Rojas y entre 1560 y 1570 asesoró al cabildo de México, fue maestro de obras e inspector de acueductos e intervino en la construcción del primer palacio del virrey. En 1573 traza la planta de la catedral de México, de 110 m. de largo por 55 m. de ancho, la mayor de la nación. Tiene tres naves longitudinales y nueve transversales, sin contar el crucero. Es una edificación maciza, suntuosa y recargada. El estilo gótico va acompañado del dórico y el jónico en sus torres y fachadas. Da cabida también al barroco y churriguereseo. En México hizo, además de los citados más trabajos como la iglesia del convento de la Concepción o del Marqués, la reparación de la catedral vieja, el Hospital Real de los Indios y el de Convalecientes, las fuentes y los puentes de la ciudad. En 1593 se le designó con el título de "maestro mayor por su majestad en toda esta Nueva España (México)". Falleció en 1592.

ARESTI Y TORRES, Enrique

Gobernador y negociante alavés, nació en Artziniega el 6-12-1852. Hasta 1882 trabajó en México. Fijó su residencia en Bilbao donde se dio a conocer como hombre de negocios, fundando con algunos amigos La Papelera del Cadagua; el Ferrocarril de Santander a Bilbao; La Sociedad Plomos y Estaños Laminados; La Resinera Española; La Sociedad de Sabero y Anexas; fue Consejero del Banco de Bilbao y fundador del ferrocarril de la Robla a Balmaseda y en 1930 presidió La Papelera Española, y otras empresas. Ocupó los cargos de vicepresidente nato de la Asociación Vizcaína de Caridad; vocal de la Caja de Ahorros Vizcaína y Consejero de la Siderúrgica del Mediterráneo. También formó la sociedad de terrenos de Neguri. Ejerció el cargo de Presidente de la Diputación vizcaína de 1898 a 1902. En 1907, a instancias de Maura es nombrado Gobernador de Bizkaia. El 16-5-1908 le fue concedido el título de Conde de Aresti. A la muerte de Maura escribió un libro dedicado a su memoria. Murió el 17-I-1946 en Bilbao a los 93 años de edad.